×
25.10.2022

Cambio de tendencia en el precio de los fletes marítimos.

Y en esta ocasión lo hace de forma radical. Shifex, uno de los índices más representativos en el tráfico de contenedores, ya que incluye las tarifas entre Shanghái (China) y Los Ángeles (EEUU), registra ya caídas superiores al 60% respecto de máximos. Se trata de los niveles más bajos desde hace dos años, y ya, de hecho, se sitúa 1.500 dólares por debajo de su media histórica. Su precio ha descendido hasta 7.275 dólares.

Otros índices, como el Shanghai Containerized Freight Index (SCFI, por sus siglas en inglés), muestran una evolución parecida. Este índice, que es el más representativo, se basa en las rutas comerciales más utilizadas desde Shanghái a EEUU, golfo Pérsico o sudeste asiático, además de los puertos europeos de Róterdam, Hamburgo, Amberes, Felixstowe (este de Inglaterra) y Le Havre. En este caso, los descensos son superiores al 50%.

En ambos casos, la razón es la misma: la debilidad del comercio mundial, y más en particular el transporte marítimo entre China y el resto del mundo. Algunos analistas citados por publicaciones especializadas estiman que si continúa la tendencia actual, los precios volverán pronto a los niveles previos a la pandemia. Es decir, acabaría por ensancharse uno de los cuellos de botella que han contribuido a elevar la inflación de forma intensa desde que la economía mundial comenzó a sacudirse el coronavirus. Esto también significa que con menos problemas de congestión en los puertos de China y EEUU, los transportistas pueden reducir los tiempos de tránsito en sus rutas, lo que también contribuye a una reducción de los precios. Detrás de las tensiones en los precios están, precisamente, los extraordinarios beneficios que han obtenido las compañías navieras. Un informe elaborado por la empresa danesa de análisis marítimo Sea-Intelligence ha estimado que en el segundo trimestre de este año las principales compañías del sector han obtenido 41.600 millones de dólares (una cifra similar en euros) de beneficios, lo que supone el periodo más rentable de la última década. La rebaja de los fletes se une a otros recortes muy significativos que se han producido en otros sectores y actividades económicas. En particular, las materias primas energéticas, aunque también los cereales, que en el pasado reciente han contribuido de forma muy relevante al aumento de los precios.

 

La reconversión naviera y un nuevo impuesto meten más presión a la inflación

Carlos Sánchez

El trigo, por ejemplo, según el informe publicado este jueves por la FAO (la agencia de Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura), acumula hasta agosto tres meses consecutivos de caídas, básicamente por la reapertura, aunque sea parcial, del grano ucraniano, que se suma a las mayores disponibilidades de Argentina. Tan solo en agosto se produjeron rebajas del 4% y el 7% en Australia y EEUU, respectivamente. El precio del maíz, por el contrario, subió ligeramente. El precio del arroz, fundamental en algunas áreas del planeta, está estabilizado, aunque nunca subió como el resto de productos alimenticios. A estos descensos hay que añadir el comportamiento del petróleo, que se ha situado en torno a los 90 dólares, lejos de los tres dígitos en que llegó a cotizar hace pocas semanas. El gas, por su parte, se sitúa todavía en niveles astronómicos, alrededor de 212 euros megavatio/hora, pero muy lejos de los 346 euros que llegó a cotizar a finales de agosto.

Cuellos de botella

Algunos operadores de mercado citados por ‘Financial Times’ sostienen que los precios del gas pueden haber llegado a un punto de inflexión y que podrían comenzar a estabilizarse en las próximas semanas, como lo hicieron esta primavera después de un aumento inicial tras la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia. Esto es así porque, dado que Rusia ya ha recortado los suministros de gas a Europa en cerca del 80%, su capacidad para generar más sorpresas negativas es más limitada. Otra cosa es lo que ocurra el año próximo a partir de primavera, cuando Europa se vea de nuevo obligada a rellenar los depósitos de gas para el siguiente invierno.

Un último indicador refleja con claridad lo que está pasando. El Índice de Presión de la Cadena de Suministro Global (GSCPI, por su siglas en inglés), que elabora la Reserva Federal de Nueva York, refleja que las tensiones han vuelto a disminuir en agosto. Esto confirma una tendencia decreciente que comenzó en abril de este año. Como sostiene la Fed de Nueva York, la caída de agosto fue bastante amplia, con disminuciones en los tiempos de entrega registrados para todos los países de la muestra. Ahora bien, se matiza, los movimientos sugieren que, aunque las presiones de la cadena de suministro global han disminuido, “se mantienen en niveles históricamente elevados”. Todos estos movimientos coinciden en el tiempo con el endurecimiento de la política monetaria de los bancos centrales, que han elevado la presión sobre el comercio al elevar los tipos de interés. El BCE lo hizo recientemente (0,75 puntos porcentuales) y próximamente lo hará la Reserva Federal, muy probablemente en una cifra similar.

Aunque la transmisión de la política monetaria tarda varios trimestres en llegar a la economía real, el enfriamiento de las expectativas de crecimiento influye de forma decisiva en las decisiones de los agentes económicos. Algo que explica que al haber menos demanda la caída de los precios se acelere. Esto sugiere que la inflación está cerca de haber tocado techo, si no lo ha hecho ya, y que los componentes que han provocado alzas extraordinarias se están debilitando. Ayer, de hecho, el Banco Mundial, en un nuevo informe, alertó de que el planeta puede estar cerca de una recesión, ya que las tres principales regiones, EEUU, Unión Europea y China, están viendo cómo se desacelera el crecimiento.

EC EXCLUSIVO Fuente El Confidencial

Más noticias

14.11.2022
ESTIMACION COSECHA DE DÁTIL 2022-2023.
08.11.2022
SIAL PARÍS 2022.
Los transportistas convocan una nueva huelga desde este domingo como la que paralizó el país en marzo.
25.10.2022
Cambio de tendencia en el precio de los fletes marítimos.
13.05.2022
El superalimento que previene el cáncer de colon y se encuentra en todos los supermercados.